Antecedentes Históricos

historia1

Se pueden encontrar patentes cuyo objetivo era el de fabricar objetos 3D de manera rápida desde finales del siglo XIX. Los primeros ejemplos se aplicaron en el campo de la topografía, para crear mapas en relieve.

En 1972, Matsubara, de Mitsubishi Motors, propuso por primera vez la utilización de resinas fotopoliméricas para la creación de moldes capa por capa, mediante la iluminación selectiva de cada una de ellas. P.L. DiMatteo (1976) se basó en este sistema para empezar a construir piezas con superficies demasiado complejas para ser fabricadas mediante mecanizado convencional.

También en el siglo XIX se encuentran los primeros intentos de técnicas de fabricación rápida, aplicadas en este caso a la foto-escultura, entiendo como tal, la creación de réplicas exactas de objetos tridimensionales. Otros ejemplos se pueden encontrar en las patentes de C. Baese (1904), I. Morioka (1935 y 1944) o Munz (1956). Ésta última fue la primera en introducir características similares a la actual técnica de estereolitografía.

Técnicas más avanzadas que las anteriores se pueden encontrar en la patente de W. K. Swainson (1977), en la que se planteaba la fabricación de piezas de plástico por polimerización tridimensional de polímeros fotosensibles en la intersección de dos haces de láser. También en esa época, P. A. Ciraud (1972) propuso un método para la fabricación de piezas a partir de materiales en polvo parcialmente fundibles mediante láser, en lo que se podría considerar un antecedente de las técnicas de sinterizado láser.

El primer sistema funcional de prototipado rápido basado en fotopolímeros corresponde a H. Kodama del Instituto de Investigación Industrial de Nagoya (1981). La pieza se fabricaba en capas, exponiendo el polímero en cada una de ellas a la sección correspondiente. Esto se podía hacer de varias maneras. En paralelo a estos trabajos, A. J. Herbert, de 3M (1982) describió un sistema para dirigir luz ultravioleta a una capa de fotopolímero por medio de un sistema de espejos y un plotter de dos ejes. Tras hacer pasar a un láser controlado por ordenador, sobre dicha capa, el recipiente con el fotopolímero se bajaba y se le añadía material para crear una nueva capa.

Los sistemas descritos son solo un pequeño ejemplo de las numerosas patentes que se pueden encontrar y que cubren también la mayoría de los procesos comerciales existentes.

De las técnicas mencionadas, la primera experiencia comercial corresponde a Swainson, que creó en 1977 Formagraphic Engine Company, que más tarde pasaría a llamarse Omtec Replication. Al parecer, esta aventura se abandonó antes de llegar a comercializarse ningún sistema. También DiMatteo creó Solid Photography en 1977, que pasó a llamarse Robotic Vision en 1981, donde se mantuvo como subsidiaria hasta 1989.

Si desea recibir más información, envíenos un mail a: prototipado@inti.gob.ar

PARTTICIPE DEJANDO SUS COMENTARIOS

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *